30 jun. 2012

¿Otra muela mágica?

Cuando escribía la entrada sobre las "muelas mágicas", al hablar de los fragmentos de molinos rotatorios presentes en la cueva de Las Penas, un recuerdo incompleto me asaltaba: había más en alguna otra cueva similar, pero no conseguía recordar en cuál. Lo cierto es que pensé en Cueva Foradada (Sarsa de Surta, Huesca), tan parecida en casi todo a Las Penas, pero revisé la publicación y no encontré ninguna mención a fragmentos de molino; ni en la "cámara sepulcral" ni formando parte del muro que la sellaba. Así que creí que estaba mezclando cosas y me olvidé del asunto. 

Sin embargo, la semana pasada encontré la cueva en cuestión. Estaba repasando algunas publicaciones, en uno de esos ratos en los que me planteo si merece la pena seguir investigando estas cosas o es mejor olvidarse y centrarse en otras ocupaciones más mundanas (trabajo, niña, etc.), cuando di con ella. Estaba relativamente cerca y es uno de los grandes clásicos del género: la cueva de Los Hornucos, en Suano (Campoo de Suso, Cantabria).

Boca de la cueva de Los Hornucos (Suano)

Descubierta y excavada por Carballo en los años 30 del siglo XX, proporcionó numerosos materiales de época visigoda (también prehistóricos, tardorromanos y medievales, aunque en menor medida), muchos de ellos desaparecidos desde hace décadas. La cueva merece una entrada monográfica, así que no me extenderé demasiado ahora. Únicamente hay que señalar que su descubridor interpretó los materiales hispanovisigodos de la sala más exterior como evidencias de su uso habitacional por parte de poblaciones refugiadas en la zona tras la invasión árabo-bereber de 711, y los restos humanos diseminados por todo el interior como enterramientos prehistóricos. Esa interpretación ha sido la que ha perdurado hasta hace muy pocos años, cuando P. A. Fernández Vega (2006) planteó la posibilidad de que esos muertos (o al menos una parte) estuviesen relacionados con los objetos altomedievales. Yo, que hasta entonces seguía a Carballo, soy ahora partidario de la tesis de Fernández Vega; mucho más después de haber visitado la cavidad y comprobado que es del todo inhabitable. Y de haber releído al ilustre arqueólogo gallego y "redescubierto" aspectos que en su momento pasé por alto o no supe interpretar.

J. Carballo dirigiendo los trabajos en la primera sala de la cueva en 1935

El que interesa a esta entrada es la existencia de un muro que cerraba la entrada (¿de qué me suena?), construido con grandes piedras de la zona. Entre éstas, formando parte de la estructura (que dejaba pasar el río que nace bajo la boca), se localizó un fragmento de molino de mano circular; concretamente, casi la mitad de una solera o meta.

Imagen del diario manuscrito de J. Carballo en el que se recoge el hallazgo de la pieza, que se dibuja a un lado

Puede que se trate sólo de una casualidad, pero un fragmento de muela en un muro que sellaba la entrada a una cueva con restos de época visigoda hace que inmediatamente venga a mi cabeza el caso de Las Penas. De ser correcta la interpretación que planteé para los restos de molinos de esa cavidad, tendríamos un nuevo argumento para sostener el posible uso sepulcral de Los Hornucos: la existencia de medidas "necrofóbicas" (muro de cierre y presencia en él de objetos "protectores") serían la prueba de la presencia de muertos en el interior. Si eso es así y algunos de los enterramientos de las zonas profundas de la cueva tienen relación con los materiales presentes en la primera sala, nos encontraremos ante una nueva modalidad de cueva con uso sepulcral en época visigoda. En este caso, no se introduce en la cueva a los muertos presuntamente "problemáticos" y se les deposita allí junto con sus cosas, sino que se llevan primero los cadáveres a una zona interior, se meten después los que podrían ser sus objetos de uso cotidiano, que se dejan en la entrada; y, finalmente, se sella la boca, tanto física como "mágicamente". 

Es una hipótesis sugerente, que habría que contrastar con una intervención arqueológica de cierto calado, pero que podría verse reforzada por otro de esos detalles que cuenta Carballo que encontró en Los Hornucos y que no he sabido descifrar hasta hace muy poco. Pero de eso hablaré en el próximo The (Medieval) Walking Dead.





BIBLIOGRAFÍA:


CARBALLO, J. 1935 La caverna de Suano (Reinosa), Altamira 3, Santander, pp.233-252.

FERNÁNDEZ VEGA, P. A. 2006 De `Los Cántabros´ al final de Cantabria: arqueología en siglos oscuros, en FERNÁNDEZ VEGA, P. (Coord.): Apocalipsis. El ciclo histórico de Beato de Liébana, Catálogo de la Exposición, Santander, pp. 71-89

BARANDIARÁN, I. 1973 Restos visigodos en la cueva Foradada (Sarsa de Surta, Huesca), Estudios de Edad Media de la Corona de Aragón, IX, Zaragoza.

SERNA GANCEDO, M. L., VALLE GÓMEZ, A. y HIERRO GÁRATE, J. A. 2005 Broches de cinturón hispanovisigodos y otros materiales tardoantiguos de la cueva de Las Penas (Mortera, Piélagos), Sautuola XI, Santander, p. 247-277.








2 comentarios:

  1. This is a very interesting post, to me mainly because I once read up on the site at Cueva Foradada (and wrote about it here). It seems to me that, although it's impossible to be sure because of the state of disturbance of the bodies, what you say here:

    tendríamos un nuevo argumento para sostener el posible uso sepulcral de Los Hornucos: la existencia de medidas "necrofóbicas" (muro de cierre y presencia en él de objetos "protectores") serían la prueba de la presencia de muertos en el interior

    would also fit with Cueva Foradada. If that were the case, however, it seems problematic that so many of the bones there came from children? Some of those bodies were too young to walk in life, let alone in death...

    (I hope that you can with your usual kindness excuse my writing in English.)

    ResponderEliminar
  2. Antes de nada quiero comentarte que yo descubrí "A Corner of Tenth-Century Europe" hace unos años gracias al post que enlazas sobre Cueva Foradada. De hecho, estuve a punto de escribir en él para aportar mi propuesta de solución al "misterio", pero como era una entrada ya algo antigua cuando llegué a ella y el blog estaba escrito en inglés (lo leo y entiendo, pero escribirlo me lleva demasiado tiempo), al final no lo hice.

    El parecido entre Cueva Foradada y algunas de las cuevas cántabras (y de otras de otros lugares de la Península) con uso sepulcral en los siglos VII-VIII es enorme. De hecho, es tan grande que, sin ningún género de dudas, tiene que existir una relación entre todas ellas. Las principales características que comparten, de forma muy resumida, serían las siguientes:

    - cuevas de difícil acceso y/o zonas de ellas muy interiores y a las que resulta complicado llegar (con simas o pasos estrechos por los que hay que reptar)

    - enterramientos múltiples, con presencia casi exclusiva de individuos jóvenes (infantiles y subadultos) y sin huellas de muerte violenta

    - presencia de numerosos objetos acompañando a los muertos, tanto relacionados con el adorno personal (inhumaciones vestidas) como de uso cotidiano (útiles y herramientas, recipientes, etc.). Muchos más de los que aparecen en las necrópolis al uso de la época

    - indicios de la existencia de prácticas "necrofóbicas" (muros que sellan las cámaras sepulcrales, cráneos machacados y/o quemados, cereal carbonizado, fragmentos de molinos rotatorios, etc.)

    - fechas absolutas y relativas de algún(os) momento(s) entre mediados del siglo VII y finales del VIII

    Nosotros creemos que se trata de "enterramientos atípicos" ("deviant burials") relacionados con la forma en la que tuvo lugar la muerte de los individuos depositados en el interior de las cuevas. En mi caso, he propuesto la hipótesis de trabajo de que al menos una parte de estos yacimientos (entre los que se incluiría Cueva Foradada) estarían relacionados con la acción de alguna epidemia. Concretamente, con algún rebrote de alguna enfermedad infecciosa (tipo viruela o peste bubónica) que ya hubiese afectado décadas antes a esas comunidades (de ahí que los muertos fuesen en todos los casos menores de 35 años). En estos momentos se están llevando a cabo trabajos de laboratorio destinados a tratar de aclarar este aspecto, aunque no hay resultados concluyentes aún.

    Puedes encontrar más y mejor información acerca de esto que te comento aquí:

    http://independent.academia.edu/JHierroG%C3%A1rate/Papers/1252293/La_utilizacion_sepulcral_de_las_cuevas_en_epoca_visigoda_los_casos_de_Las_Penas_La_Garma_y_El_Portillo_del_Arenal_Cantabria_

    En este trabajo también hablo de Cueva Foradada y de otros yacimientos similares, aparte de los casos cántabros.

    ResponderEliminar