12 oct. 2013

Riocueva 2013, episodio 5: dientes, dientes...

Hemos retomado el trabajo exactamente donde lo dejamos: en el Sondeo 4, en un recodo de la galería y bajo los restos de la hoguera que alguien encendió hace algún tiempo. Si nuestra suposición es acertada, hace unos 1300 años. De hecho, hemos podido observar que parte de la ceniza ha caído de la hoguera al suelo y ha quedado englobada en el espeso nivel removido por los tejones que estamos excavando. Continuamos con un equipo reducido, pero confiamos en que próximamente se incorporen nuevos voluntarios que contribuyen a un avance más veloz de los trabajos. Sobre todo de la criba.

Enrique (vamos, yo mismo) marcando los hallazgos en el plano
Para amenizar la mañana, recibimos la primera visita de la temporada. Nos han visitado varios espeleólogos del club ADEMCO de Colindres. José Ángel, que es paisano suyo, ha sido el encargado de guiar el paseo por la cueva. Una vez terminado el recorrido, nos han bombardeado con numerosas preguntas a las que hemos respondido amablemente (en la medida de nuestros conocimientos). Se agradece el interés mostrado y la enorme curiosidad que despierta nuestro trabajo. Si alguien más está interesado en hacer una visita a la cueva, que nos mande un correo electrónico y veremos lo que se puede hacer...

Helena atiende a las visitas mientras trabaja en el Sondeo 4
Animada charla con los espeleólogos en la Salita
En lo que se refiere a la excavación, hoy ha sido un día especialmente fructífero en hallazgos de huesos humanos. Más concretamente en piezas pequeñas, algunas tan difíciles de localizar in situ como las epífisis sin soldar de las falanges infantiles. Como sucedía en otras zonas de la galería excavadas en 2011, abundan los restos de individuos de corta edad y algunos de los que hemos recogido hoy pertenecen a niños menores de 3 años con toda seguridad. También ha sido un día muy provechoso en la toma de muestras para estudios microbiológicos. Con el objeto de determinar si, tal y como suponemos, los individuos enterrados en la cueva perecieron como consecuencia de una epidemia, parte de los huesos que recogemos son sometidos a análisis genéticos. Las mejores piezas para este tipo de análisis son los dientes, ya que la pulpa dental aporta muestras de ADN especialmente válidas. Y hoy han salido un buen número de dientes, de modo que contamos con nuevo material para tratar de encontrar la esquiva Yersinia pestis, la bacteria causante de la peste. Es uno de los principales sospechosos al que atribuir las muertes de los difuntos de Riocueva, pero de momento los análisis realizados no han sido concluyentes.

La toma de muestras para análisis microbiológicos exige ciertas precauciones
Hay que ser cuidadoso en el proceso de toma de muestras para evitar contaminaciones indeseadas. Por eso nos hemos ocupado de mantener al director lejos, ya que existían ciertas probabilidades de que el "catarro común" fuese el único patógeno de las muestras.

Y cuando ya pensábamos que dientes, huesos y algún fragmento testimonial de cerámica iban a ser los únicos (aburridos) descubrimientos de la jornada ¡saltó la sorpresa! Una "bola" con decenas de semillas de cereal, posiblemente mijo (Panicum miliaceum) o panizo (Setaria italica) ha quedado atrapada entre la tierra removida por los tejones. Ya en 2011 habíamos recuperado una cierta cantidad de semillas similares, asociadas a un trozo de tejido, de modo que sabíamos que podían volver a aparecer. Ya hemos hablado en alguna entrada previa de las implicaciones simbólicas del cereal quemado en este tipo de contextos funerarios, de modo que resulta un hallazgo especialmente interesante.

Semillas de mijo/panizo carbonizadas
La cuestión que se nos plantea ahora es ¿serviría la hoguera que está en la repisa sobre el Sondeo 4 para quemar granos de cereal? ¿los quemaron en otro lado, directamente sobre el suelo? Quizá cuando concluyamos la excavación en esta zona de la galería estemos en condiciones de responder... o no.

8 comentarios:

  1. Dientes, dientes, ;-)

    ResponderEliminar
  2. Hoy la cosa ha subido mucho de nivel con la visita del grupo de espeleo de mi pueblo. Habrá que pensar en hacer alguna cosa juntos más adelante, cuando terminemos la campaña y tengamos más tiempo libre. Y mañana viene Rafa, cuyas visitas suelen coincidir con hallazgos resultones. Tengo el pálpito de que vamos a cerrar más que bien este fin de semana...

    ResponderEliminar
  3. Siii, algo en conexión, plis. ;-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En conexión riocuevense: una costilla sobre una vértebra o unos dientes junto a huesos de un pie.

      Eliminar
  4. Charlie
    Muy amena la charla y buenas fotos jejeje. Un buen trabajo y suerte con el trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita, se agradece el interés mostrado por nuestro trabajo. Anima mucho saber que lo que hacemos se valora.

      Eliminar