6 oct. 2013

Riocueva 2013, episodio 4: visto y no visto

El segundo fin de semana de excavación en Riocueva ha sido más breve de lo habitual. Sólo un día. Pero ha resultado bastante productivo en cuanto a trabajo. No tanto en el tema de los "grandes descubrimientos". Seguimos acumulando datos, pero, de momento, no ha habido ningún hallazgo verdaderamente "emocionante". Será cuestión de tiempo... Hemos contado con la colaboración del restaurador del proyecto, Alfredo Prada, aunque sólo ha podido excavar (que no es poco), no ha hecho falta que aplicase ningún tratamiento sobre el terreno.

La primera novedad que teníamos ayer era el flamante "cartel de obra". Hay que colocarlo para publicitar que la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria subvenciona la actuación arqueológica y eso hemos hecho. Lo hemos colocado en la puerta para hacernos la foto de rigor, pero su emplazamiento durante la campaña será otro. Hay que dejar paso libre a los murciélagos que frecuentan la cueva. En relación con el tema murciélagos, conviene señalar que este año, a diferencia de lo que sucedía en 2011, o no están, o no los hemos visto. Es posible que sólo ocupen la cueva durante la invernada y, como este año aún no ha empezado a hacer frío, tardan en llegar. En cualquier caso, comida no les va faltar. La cueva está plagada de unos insectos similares a grandes mosquitos que, por fortuna, no molestan a los humanos.

El cartel en cuestión, en su emplazamiento "de gala"
Un murciélago de herradura pequeño, inquilino habitual de Riocueva (Foto: www.biolib.cz)
Solventado el trámite del cartel, procedimos a rematar los trabajos en el Sondeo 2, que ya había quedado casi terminado la semana anterior. Es la extensión excavada más amplia de las que hemos planteado en la cueva, 10 m2, y la que ha proporcionado los hallazgos más interesantes en la campaña 2011. Este año nos hemos tenido que conformar con un par de cuentas de vidrio, unos pocos fragmentos de cerámica y algunos huesos humanos. De momento, este área queda "clausurada", pero no descartamos ampliar un poco la excavación hacia el oeste si nos queda tiempo. Ya veremos.

Colocando la cartela  de "foto final" en el Sondeo 2
Teniendo en cuenta que lo del Sondeo 2 todavía eran deberes de la campaña de 2011, podemos considerar que la campaña 2013 ha empezado oficialmente este sábado con la apertura de nuevas zonas de excavación. Hemos planteado dos sondeos en el tramo más interior de la "Galería Campamento", tal y como anunciábamos la semana pasada.

El Sondeo 3, donde tomamos la muestra de hueso humano fechada por radiocarbono ca. 655 AD (1380±30 BP), ha sido visto y no visto. Hemos excavado los dos sectores más próximos a la pared en un tiempo récord, ya que la potencia del sedimento era escasa. Enseguida afloraba una dura costra estalagmítica apoyada sobre el suelo de la cueva. Hemos recogido varios fragmentos de huesos humanos en superficie y algunos más durante la excavación, pero ni rastro de cerámica, objetos metálicos y demás parafernalia habitual en otras zonas de la cueva. Los restos mejor conservados eran un fragmento de cráneo, una porción de esternón y una rótula, colocadas en la clásica "desconexión anatómica" tan habitual en Riocueva. Queda pendiente una ampliación del sondeo hacia el sur, pero a la vista de los pobres resultados, queda relegada al final de la cola de tareas pendientes.

"Raspando" en el Sector 3
El Sondeo 4 lo hemos ubicado en un recodo de la galería en el que hay restos de una fogata en una repisa, junto a una columna estalagmítica. Tenemos pendiente una datación por radiocarbono de esta fogata, pero tiene toda la pinta de ser contemporánea de las sepulturas de época visigoda. De momento, excavaremos los tres sectores más próximos a la pared y, si la cosa va bien, ampliaremos hacia el sur. De momento, más huesos humanos, alguno de animal y un fragmento de cerámica con aspecto de ser algo más reciente que las que aparecen habitualmente en la cueva. La semana que viene tendremos una visión más completa de lo que nos puede ofrecer esta zona.

La gran mancha cenicienta de la repisa (arriba, dcha.) es la posible fogata "de época"
Alfredo iniciando la excavación del Sondeo 4
Los trabajos realizados en la zona más interior de la galería dejan clara una cosa: excaves en la zona que excaves, siempre aparecen huesos humanos. Queda fuera de toda duda que se trata de una cueva sepulcral y que existen trazas de ese uso repartidas por una extensión importante de las zonas profundas de la cueva. Por el momento, en todos los sondeos abiertos hemos encontrado restos humanos, mejor o peor conservados, pero perfectamente identificables. Otros hallazgos tienen una presencia más localizada, como la cerámica o las cuentas de vidrio, pero los huesos humanos están por todas partes. Las dificultades de acceso y las escasas (nulas, más bien) condiciones de habitabilidad de las zonas interiores de la cueva ya nos hicieron descartar en su momento que se tratase de una cueva usada para vivir o un eremitorio. Riocueva es una cueva utilizada como espacio funerario en los siglos VII-VIII AD, los restos de quienes fueron allí enterrados (o, más concretamente, depositados sobre el suelo) son la evidencia indiscutible.

4 comentarios:

  1. Todo esto hemos hecho en un día?que fenómenos. En serio, un día muy productivo. Gracias a los responsables del proyecto por dejarme participar en el mismo, tb a "pie de cueva". Colaborar a la par k aprender con vosotros siempre es un gustazo, espero continuar aportando en lo que pueda en este proyecto del que se respira ilusión y muchas muchas ganas. Gracias amigos.

    ResponderEliminar
  2. Tienes que volver para tomarnos ese Ribeiro que trajiste.

    ResponderEliminar
  3. Nononono, que ahí seguro que se vive muy fresquito... Los huesos son de alguno que se quedó echando la siesta.

    ResponderEliminar
  4. Y fijo que había una entrada de garaje, para meter el carro (todas las cuevas habitables y habitadas tenían una, ¿no?). Los huesos, "huesos de santo". Vamos, reliquias. Y los niños, eremitas de vocación temprana. La hoguera de la repisa, el hogar donde cocinaban. Yo es que empiezo a verlo clarísimo todo.

    ResponderEliminar