22 feb. 2012

Instrumentos textiles tardoantiguos y altomedievales: "ruecas de dedo" (1)

Cuando estábamos preparando el artículo que publicamos en Munibe el año pasado (puede bajarse en Academia.edu) tuvimos que enfrentarnos, como tantos investigadores antes que nosotros, al eterno problema de la interpretación funcional de los "osculatorios". Tras unas cuantas lecturas y gracias al artículo de Regueras Grande, que nos marcó el camino, descubrimos que en Europa Central ese asunto había sido resuelto hace tiempo: los objetos que aquí denominamos "osculatorios" son considerados allí "ruecas de dedo", pequeños objetos relacionados con el trabajo femenino del hilado. En el propio artículo de Munibe (nos pierde la boca...) anunciábamos que estábamos preparando un trabajo específico sobre este asunto en el que acercaríamos al público hispánico esas publicaciones alemanas, francesas y austriacas que habíamos ido encontrando, así como un buen número de paralelos y de representaciones en estelas funerarias tardoantiguas minorasiáticas. Como tantas cosas, ese trabajo quedó relegado al final de nuestra siempre nutrida "cola de tareas", donde duerme el sueño de los justos desde entonces. A la espera de que le llegue su turno, si es que le llega alguna vez, hemos optado por ir dando algunas pinceladas sobre el tema en este nuevo medio, por si hay alguien interesado a quien le puedan ser útiles.

En Cantabria conocemos la existencia de dos ejemplares de "osculatorios", ambos en paradero desconocido (al menos para nosotros). El primero es el de la cueva de Cudón, del que tratamos en el ya citado artículo de Munibe, cuyo dibujo  (acompañado de un "gancho de huso", objeto del que hablaremos en otras entradas) podemos ver a continuación.



El otro es un ejemplar procedente de un lugar llamado "Campo" (¿El barrio de Santillana del Mar de ese nombre? ¿Una deformación de la comarca de Campoo?), conocido desde antiguo en la literatura arqueológica pero del que no hemos tenido noticia hasta fechas recientes, gracias a Leticia Tobalina Pulido, quien lo menciona en un trabajo de investigación de máster que será publicado en próximas fechas en la revista Sautuola. 

Sobre la interpretación de este tipo de objetos no insistiremos aquí. Únicamente mencionaremos la otra gran opción (y mayoritaria) aparte de la textil: que se trata, en realidad, de "removedores de perfumes".

Terminaremos esta introducción con varias imágenes y un enlace. Las primeras son dos estelas funerarias frigias (en la actual Turquía) de época romana (siglos III-IV) en las que pueden observarse pequeñas ruecas rematadas por un anillo en su extremo inferior (en la primera acompañando a sendos husos y en la segunda en la mano de la mujer representada, junto a otro huso).




La siguiente es la imagen de uno de estos objetos, depositado en el Museo de Arqueología de la Universidad de Münster (Alemania). 


En el siguiente enlace pueden verse ésta y otras ruecas del mismo tipo, con sus correspondientes fichas (todo está escrito en un perfecto alemán, pero el traductor de Google puede facilitar las cosas):




NOTAS
(1) El artículo de Regueras Grande que se menciona al principio de esta entrada es el siguiente: 
>REGUERAS GRANDE, F. (1990): "¿Osculatorios, removedores de perfumes, "ruecas votivas"?: sobre una nueva pieza hallada en Villafuerte (Valladolid) y algunas reflexiones en torno a este tipo de útiles", Numantia: Arqueología en Castilla y León 3, pp. 175-194.
(2)Las fotografías que acompañan a esta entrada (y que no son nuestras) han sido extraídas, por orden de aparición de:
>JOHNSON, G. T. (1994): "A Christian Business and Christian Self-Identity in Third/Fourth Century Phrygia", Vigiliae Christianae, 48, 4, pp. 341-366
>MENDEL, G. (1909): "Catalogue des monuments grecs, romains et byzantins du Musée Impérial Ottoman de Brousse", Bulletin de correspondance hellénique 33, pp. 245-435
>http://www.museum-digital.de/westfalen/index.php?t=objekt&oges=258



2 comentarios:

  1. Sigo sin saber bien cómo usarlos....

    ResponderEliminar
  2. ¿Ya lo has intentado? Quizá al colocarlo en el dedo, te deja la mano libre para usarla de algún modo.

    ResponderEliminar