14 may. 2013

Visita de médico (forense)



Hacía ya algún tiempo que Pedro A. Fernández Vega, director del MUPAC, nos había invitado a estudiar cuatro sepulturas de época visigoda que han excavado recientemente en el yacimiento de El Conventón, más conocido como Camesa-Rebolledo (Valdeolea, Cantabria). Por fin, hoy he encontrado un rato para acercarme en compañía de Silvia Carnicero Cáceres, médico forense y antropóloga, y echarle un vistazo. En realidad, he de reconocer que todo el trabajo lo ha hecho ella (gracias, Silvia). Mientras trataba de extraer toda la información posible de unos muertos que se resisten a abandonar su última morada, yo daba el enésimo paseo por el yacimiento acompañado de Lino Mantecón Callejo, responsable del taller de empleo Ager Iuliobrigensium I. Siempre hay miles de preguntas que hacer, pero el yacimiento se empeña en no responder...

Silvia analizando con detenimiento una de las sepulturas
La verdad es que no podíamos dejar pasar esta oportunidad, probablemente sean las primeras sepulturas de época visigoda que se excavan en Cantabria en más de 20 años, que se dice rápido. Aunque es un conjunto pequeño, aporta datos interesantes: uno de los individuos portaba un anillo, otro había sido enterrado en un ataúd de madera del que se conservan los clavos y restos de madera mineralizada, y la datación de 14C que ha proporcionado el que portaba el anillo es algo más antigua que las fechas del siglo VII que habían proporcionado otras sepulturas similares del mismo yacimiento... Y hasta aquí puedo contar. Espero que pronto podamos reflejar los resultados del estudio en una publicación conjunta con el equipo que desde hace años trabaja en la excavación. El Conventón es uno de los yacimientos más interesantes para estudiar el tránsito entre la Antigüedad y la Edad Media en Cantabria y siempre ha atraído nuestra atención, es una suerte poder aportar algo a su mejor conocimiento.

Un detalle del "usuario" del ataúd
Como premio por portarnos bien y no pisar ningún hueso, nos mostraron algunos de los últimos hallazgos realizados durante las tareas de limpieza y acondicionamiento del yacimiento. Entre lo más interesante, un sarcófago decorado con un motivo de retícula. Un lugar que nunca defrauda, sin duda.

La parte mejor conservada del sarcófago decorado

4 comentarios:

  1. Bueno, sólo he de decir que es una entrada que pone los dientes largos, muy largos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo que dientes largos?, si no hay ni vampiros ni muertos vivientes ni nada... Muertos mohosos y sosos, igual que sus huesos. Lo único importante, que es el anillo, está en el MUPAC.

    (Todo es fruto de la envidia que me roe y me corroe por no haber podido subir, grrrrrr)

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, la verdad es que ha estado muy bien, aunque, he de decir, que me hubiera encantado poder examinar los huesos con más detenimiento, llevarlos a casa u otro sitio más cómodo... Pero no hay que quejarse ni ser desagradecido. Un placer, como siempre

    ResponderEliminar
  4. La verdad que este blog es una maravilla, me parece insondable, estoy descubriendo una gran cantidad de entradas muy interesantes. Creo que es el mejor blog que he visitado jamás.

    ResponderEliminar