8 may. 2013

¿Un gancho de huso en el castillo de Aiztxiki?

En nuestra reciente visita al Arkeologi Museoa de Bilbao, con la excusa de visitar la exposición temporal "Vasconia, tierra intermedia", aprovechamos para volver a mirar con calma una pieza que forma parte de la exposición permanente en la que ya nos habíamos fijado hace un tiempo. Se trata de un gancho de hierro procedente del castillo de Aiztxiki (Abadiño, Vizcaya), colocado en una vitrina junto con varias puntas de proyectil y acompañado de la leyenda "Puntas de flechas y saetas. Hierro. Siglos XII-XIII". La primera vez que lo vi, en compañía de José Ángel, ya comentamos sorprendidos lo mucho que se parecía a un gancho de huso similar a los encontrados en diversas cuevas de Cantabria, tanto por su forma, como por su tamaño.

El gancho, tal y como está expuesto en el Arkeologi Museoa
De hecho, los primeros ejemplares encontrados en Cantabria también fueron interpretados como puntas de proyectil, a pesar de tener el extremo rematado en forma de gancho. Sin embargo, tanto los ganchos cántabros como éste de Aiztxiki son diferentes de las puntas de ballesta. Se puede apreciar a simple vista en el caso del ejemplar vizcaíno, en la fotografía superior, donde aparece acompañado de tres virotes con punta de sección cuadrada.

Detalle del posible gancho de huso del castillo de Aiztxiki
No disponemos de muchos más detalles sobre las actuaciones arqueológicas realizadas en el castillo de Aiztxiki que la breve reseña publicada en Arkeoikuska (1994) y aún no se ha completado el estudio del yacimiento, pero nos ha parecido interesante llamar la atención sobre la similitud de este objeto con los ganchos de huso. En caso de que este objeto metálico sea parte de un instrumento usado para hilar y date efectivamente del siglo XII, nos estaría informando de la perduración que tuvieron los ganchos de huso en el norte de la península Ibérica. De todos modos, seguimos a la caza y captura de paralelos para estos ganchos, seguro que fueron usados en otros muchos lugares...

4 comentarios:

  1. Alguien podría pensar (los que montaron la exposición permanente del Arkeologi Museoa seguro que lo hicieron) que es la típica punta de proyectil específicamente diseñada para portar una carga incendiaria (un rollo de estopa aceitada o similar). Sin embargo, ese tipo de dardos suelen llevar el sistema de sujeción de la carga (gancho o del tipo que sea) hacia la mitad de su cuerpo y estar rematados en punta (porque así pueden clavarse, aparte de incendiar el objetivo; no como el ejemplar de Aiztxiki, que de ser disparado con una ballesta o un arco rebotaría al impactar).

    Yo estoy convencido de que es exactamente lo que parece: un gancho de huso. Y su presencia en una fortaleza de ese tipo y cronología plantea algunas posibilidades interesantes: que, o bien había mujeres residiendo en él junto a la guarnición (y al "castellano"); o bien los rudos guerreros que defendían la posición también dedicaban algunos ratos a la delicada tarea del hilado.

    ResponderEliminar
  2. Voto por las mujeres

    ResponderEliminar
  3. Pues tiene buena pinta, yo voto por guerreros-pastores

    ResponderEliminar
  4. Mola más imaginarse a un tipo hilando con un huso y llevando una espada corta (de tipo machetil) al cinto. Pero me pegan más las féminas (además, donde hay soldadesca siempre hay, al menos, una "cantinera" o similar)

    ResponderEliminar