11 oct. 2014

Riocueva 2014, episodio 3: retomando la rutina

Nos ha costado decidirnos pero, como avanzábamos hace un par de días, la nueva campaña de excavaciones en Riocueva ya está en marcha. Hoy ha sido el primer día y aunque retomar cuesta, ha sido una jornada muy satisfactoria. El cuerpo tiene que ir adaptándose a las particulares condiciones de trabajo, a entrar y salir arrastrando por el laminador, a pasar largos ratos en posturas incómodas, a la falta de luz, a la humedad, etc. En general, se nota la falta de rodaje. Mañana será un día de agujetas, pero merece la pena el esfuerzo.

La ilusión del primer día...
Para el debut hemos contado con el equipo habitual y con la colaboración de un par de voluntarios que han resultado imprescindibles para sacar adelante mucho más trabajo del que esperábamos para ser el arranque de la nueva temporada. Especialmente reseñable es el retorno de Leticia Tobalina, quien ya nos acompañó algunas jornadas en 2011 y no pudo participar en la campaña de 2013, pero que este año sí ha podido incorporarse al equipo.

El primer sondeo de la campaña 2014 promete
Los hallazgos son abundantes y de calidad, nada espectacular, pero todo muy interesante
En general ha sido una jornada fructífera, sin descubrimientos espectaculares, pero con un número de hallazgos que nos ha desbordado las previsiones iniciales. De hecho, nos hemos tenido que retirar porque ya no quedaban ni etiquetas ni bolsas después de recoger 76 objetos coordenados en sólo metro y medio abierto. Todo ello en el Sondeo 7, abierto en un tramo de la galería que no habíamos catado todavía. Lo más relevante, sin duda, es la aparición de abundantes semillas de panizo –o mijo, nunca se sabe–  carbonizadas en cinco puntos distintos del sondeo, acompañando a numerosos fragmentos de hueso quemado. Los huesos quemados eran relativamente abundantes en el el Sondeo 2 y no estaban presentes en el resto de las zonas excavadas hasta ahora, por lo que es importante su presencia en este nuevo sondeo. Los datos de ambas zonas nos permitirán establecer con más precisión dónde se quemaron los huesos, entre otras cosas.

Alguno pensará que siempre ponemos la misma foto, pero sale grano quemado una y otra vez
Por el momento no hay mucho más pero, después de esta primera incursión, nos hemos quedado con buenas sensaciones. La tercera campaña de excavación en Riocueva promete. Tanto que hemos adelantado las celebraciones tomando unas cervezas. Siempre saben mejor cuando son la recompensa del trabajo bien hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario