9 oct. 2014

Riocueva 2014, episodio 2: arrancamos. ¿Alguien se apunta?

Pues eso: que empezamos este fin de semana. Si alguien está interesado en participar en la excavación, que se ponga en contacto con nosotros en esta dirección de correo electrónico:

sisebodus@hotmail.com

A estas alturas de la película no vamos a engañar a nadie. Sólo podemos garantizar largas, cansadas y, en ocasiones, tediosas jornadas de trabajo en sábados y domingos de Octubre y Noviembre, en el interior de una cueva estrecha, relativamente húmeda y con no demasiada luz. 


Una cueva, en la que habitan insectos de diverso tipo y murciélagos de herradura (y un tejón cuando no estamos e incluso, a veces, un sapo) y de la que sólo salimos para sacar bolsas de tierra, cribar, comer y largarnos (no necesariamente en ese orden). A cambio ofrecemos comida fría (básicamente chocolatinas y bocatas o similares), agua mineral embotellada y nuestras no siempre agradables compañía y conversación. Y en cuanto a los materiales, hay que tener muy claro que el oro ya salió en 2011, así que es poco probable que vayan más allá de huesos sosos y mohosos, algunos fragmentos de cerámica, panizo carbonizado y quizá algún objetillo metálico o vítreo relacionado con la vida cotidiana o el adorno personal de los cántabros de los siglos VII-VIII.


Si, pese a todo lo dicho, alguien se apunta, será bienvenido. Si prefiere venir de visita y no mancharse ni cansarse demasiado, también (aunque menos). Nosotros estaremos allí los próximos 3 fines de semana y alguno más en Noviembre, aún por decidir. Y, como ya hemos perdido cualquier atisbo de timidez y las pocas buenas maneras que nos quedaban, lo diré alto y claro: SÍ. Aceptamos todo tipo de presentes de parte de nuestros visitantes.

Os esperamos. O no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario