19 jul. 2013

Instrumentos textiles tardoantiguos y altomedievales: fusayolas de hueso

Dentro de la serie dedicada a los instrumentos relacionados con la actividad textil de época tardoantigua y altomedieval, en la que ya hemos revisado otros objetos como los ganchos de huso, la fusayola decorada de la cueva de Las Penas o las "ruecas de dedo", hoy le toca en turno a las fusayolas de hueso

Todos los ejemplares conocidos en Cantabria proceden de la cueva de Las Penas, de un contexto sepulcral. Aunque en un primer momento fueron interpretadas como "grandes botones de hueso", diversos paralelos de la península Ibérica, Francia y las islas Británicas, con cronologías que van desde la Edad del Hierro hasta la Edad Media, permitieron su correcta interpretación. De hecho, la cantidad y la ubicación de las fusayolas aparecidas en la cueva de Las Penas invita a pensar que pudieron formar parte de los mismos husos en los que se utilizaban los ganchos de hierro.



Fusayolas de hueso y otros instrumentos textiles anglosajones de Exeter (Inglaterra) (Foto: RAM Museum)
Una de las fusayolas apareció en la "Galería de los Cráneos" (Zona 5), donde se hallaron los restos de al menos tres individuos, en su mayor parte fragmentos de cráneo quemado. También se encontraron en esta zona cuatro ganchos de huso, dos pendientes, dos anillos, restos de un acetre o caldero, una hebilla de bronce y la fusayola decorada que hemos presentado en otra entrada de este blog, entre otras cosasLas otras dos son de la Zona 7, donde acompañaban a los restos de al menos seis individuos, y a tres ganchos de huso y un hacha, entre otros hallazgos.


Fusayola de hueso de la Zona 7 de la cueva de Las Penas en contexto (Foto: A. Valle/A. Serna)
Las tres fusayolas son de forma semiesférica y están fabricadas a partir de la cabeza del fémur de una vaca (o buey). La cabeza de fémur se separaba mediante un corte o serrado del resto del hueso, quedando a la vista el tejido esponjoso en la base, y después se realizaba una perforación en el centro que permitía introducir el vástago del huso.


Fusayolas de hueso de la cueva de Las Penas (Dibujo: Alís Serna)
Proceso de fabricación de la fusayola a partir de un fémur de bóvido
Base de una de las fusayolas, con el tejido esponjoso del hueso a la vista (Foto: A. Valle/A. Serna)
La fusayola de hueso, a diferencia de las de piedra o cerámica, aporta poco peso a la base del huso, por lo que es probable que funcionase más como tope para el ovillo de lana (o lino) que como contrapeso. La aparición de ganchos de huso en la misma cueva ha permitido plantear la posibilidad de que ambos tipos de piezas formasen parte de los mismos instrumentos, aunque no se ha podido determinar qué lugar ocuparía cada pieza ni en qué posición se empleaba el huso. En un futuro no muy lejano, tenemos intención de recurrir a la arqueología experimental para tratar de resolver algunas de estas cuestiones.



Propuestas de colocación de las fusayolas de hueso y los ganchos de huso, según Alís Serna
Existe una referencia a una pieza de la cueva de Lamadrid (Riotuerto) que, por su descripción, podría ser una fusayola de hueso: "Cabeza de fémur quemada con perforación circular en la parte transversal". De momento no hemos tenido tiempo de echarle un vistazo en el MUPAC y, en principio, los materiales aparecido en la cueva pertenecen a la Edad del Hierro, pero en cuanto tengamos un hueco comprobaremos si hay que incrementar el inventario de fusayolas de hueso tardoantiguas.

El que esté interesado en el tema, puede encontrar más información sobre estos objetos y las referencias completas de los paralelos en el artículo Instrumentos relacionados con la actividad textil de época tardoantigua y altomedieval en Cantabria, publicado en el número 61 de la revista Munibe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario