14 dic. 2014

Riocueva 2014, episodio 10: guiando guías

Más de dos semanas sin ir por la cueva nos empezaba a parecer demasiado tiempo y había que buscar alguna excusa. Aún tenemos pendiente una «despedida oficial» el próximo 19 de diciembre, que será el último día en el que excavemos en Riocueva por este año. Quizá algún día sea necesario acercarse a cribar, a recoger las bolsas de la flotación o cualquier cosa por el estilo, pero ya va tocando dejar tranquila a la cueva. ¿Y cuál ha sido la excusa para volver? Pues que algunas compañeras de profesión de Helena –y algunos compañeros, también– se han mostrado interesadas en conocer la cueva y los resultados de nuestras actuaciones arqueológicas... Al final han sido ocho personas las que se han animado a visitar la cueva este sábado, guías oficiales de turismo de Cantabria que esta vez han sido los que han recibido las explicaciones en lugar de darlas, y a mí ponerme en su papel y hacer de improvisado guía (no oficial).

Guías guiadas hacia el interior de la cueva
En algunos casos era su primera vez en una cueva «no adaptada para las visitas», por lo que el interés era doble. La verdad es que Riocueva es un buen lugar para dar un pequeño paseo subterráneo y, salvo el pequeño tramo en el que hay que reptar, es una cueva cómoda, fácil de transitar y que nunca defrauda a los visitantes. Helena ha acompañado al grupo desde el lugar donde habitualmente dejamos los vehículos hasta la boca de la cueva. Allí, antes de entrar, han recibido las primeras explicaciones sobre el lugar, sobre el proyecto, sobre nuestro trabajo, etc. y han surgido ya algunas preguntas, lo que ha ido incrementando la expectación y el interés por entrar a la cueva. Por arrastrarse para descubrir en primera persona lo que espera más allá del angosto laminador donde la penumbra deja paso a la más absoluta oscuridad, para transitar por el lugar que hace más de 1300 años alguien eligió para confinar los cuerpos de unos muertos de los que no se fiaba demasiado.

El grupo en la salita, contemplando las caprichosas formas del techo de la cueva
Creo que ha sido la visita guiada más extensa que he hecho en toda la campaña. Y han sido unas cuantas. Sabía que iba a ser la última y había que darlo todo... Ya lo hemos repetido hasta la saciedad, pero agradecemos mucho las visitas, nos produce una enorme satisfacción que la gente se interese por nuestro trabajo y, sobre todo en esta campaña, hemos insistido mucho en este asunto de la divulgación sobre el terreno. Una vez más, muchas gracias por visitarnos. A quienes estuvieron ayer y a todas las personas que se han acercado a conocer Riocueva desde 2011. El resultado de esta última visita ha sido muy satisfactorio, con público así es todo más fácil. Mucho interés, constantes interrupciones para hacer preguntas y una paciencia infinita con mis explicaciones, que a veces se alargan innecesariamente.

Todos contentos... La boca de la cueva no, que no sale en la foto
Pero no todo ha sido darle a la lengua... También ha habido algo de tiempo para el trabajo. Pablo me había dicho que necesitaba volver para terminar la toma de datos para la restitución fotogramétrica de la cueva y también nos acompañó ayer. Estuvo haciendo fotografías en la zona de la salita, aunque no pasó demasiado tiempo dentro de la cueva solo. Al parecer, le ha calado hondo el tema de los révenants después de vernos en Cuarto Milenio la semana pasada...

Pablo nunca había trabajado con tanta expectación...
Bromas aparte, en el rato que estuvimos esperando al grupo y durante el tiempo que estuvimos en la cueva, ha tenido tiempo para terminar con las fotografías que le quedaban pendientes. Estamos expectantes, en cuanto haya algo «visible» lo compartiremos. También hubo tiempo para cribar unas cuantas bolsas y para sacar de la cueva todas las que quedaban, con la ayuda inestimable de los visitantes. Siempre se agradece un poco de ayuda para las tareas más engorrosas. Todavía recordamos con cierto dolor en las articulaciones lo duro que se se hacía sacar tierra con una cadena humana de sólo tres eslabones...

No hay comentarios:

Publicar un comentario